Ciudades Inteligentes: cómo será el impacto de la tecnología 5G

tec-futuroEn exclusiva, Infobae tuvo acceso a un amplio estudio mundial sobre cuáles son las inversiones y transformaciones necesarias para vivir en las nuevas metrópolis avanzadas del Siglo XXI. Ciudades Inteligentes es un concepto amplio que suele asociarse a la agenda de los países desarrollados.

Sin embargo, la realidad muestra que ya hoy pueden verse ejemplos de ciudades latinas que apuestan a la innovación para optimizar recursos, cuidar el medio ambiente y transformar a las "junglas de cemento" en lugares agradables para vivir.

En esto, los avances tecnológicos tienen mucho para aportar. Es de destacar el impacto que tendrá el 5G en potenciar el desarrollo de las ciudades y llevar soluciones Smart, incluso a pequeños municipios.

Accenture, compañía global de consultoría, compartió en exclusiva con Infobae, los resultados de un exhaustivo estudio realizado por su panel de expertos.

"El 5G va transformar las economías locales. La investigación que realizamos muestra que las soluciones de Smart City – en gestión del tráfico vehicular y de las redes eléctricas – podrían generar 160 mil millones de dólares de beneficios por el ahorro derivado de la reducción del consumo de energía y combustible en congestiones de tráfico. Además, va a permitirle a las ciudades disminuir los tiempos de desplazamiento y realizar mejoras de eficiencia significativas en la red inteligente".

Según sus estimaciones, se espera que los operadores de telecomunicaciones inviertan 275 mil millones de dólares en infraestructura, lo que podría crear hasta 3 millones de puestos de trabajo y aumentar el PIB en 500 mil millones de dólares en EE.UU.
En una entrevista, Patricio O'Gorman, director de Ventas Digitales de Accenture, da cuenta de las oportunidades que van a generarse a partir de la incorporación del 5G y cómo van a impactar en la vida de los ciudadanos.

1.- Oportunidades en negocios y energía

La tecnología 5G ayudará a gestar una red inteligente que aportará mayor eficiencia al sistema energético: gestión de la demanda, equilibrio de carga, reducción de los picos de electricidad y de los costos de la energía.

Como señala O'Gorman: "en EE.UU y Europa, ya se están haciendo algunos proyectos, que nosotros llamamos técnicamente 'Smart Grids'. La idea es ver cómo a partir de un medidor inteligente – en distintos lugares, en empresas, o en grandes usuarios – podemos hacer una locación eficiente de la energía, teniendo en cuenta sobrantes de la red que pueden ir a cubrir faltantes en otras partes, sin necesidad de pasar por una fuente eléctrica central, sino redistribuyendolas casi automáticamente gracias a algoritmos programados e inteligencia artificial".

En Argentina ya hay una solución embrionaria, que es el termostato inteligente, que permite programar la temperatura de los domicilios de manera remota y en función de las actividades de sus habitantes.

2.- Oportunidades en transporte y tráfico en general

Al aprovechar la tecnología inalámbrica de próxima generación, las comunidades pueden mejorar su sistema de transporte público, reducir el tráfico y los congestionamientos e incrementar los ingresos gracias a un sistema de estacionamiento inteligente.
En un futuro cercano, los vehículos estarán cada vez más conectados. Como detalla O'Gorman "los autos van a tener una conexión a Internet eficiente y rápida para poder comunicarse en una red que ayude a evitar embotellamientos, lo que implica un ahorro de tiempo importante y una optimización de los traslados. Las personas no tendrán que ocuparse, por ejemplo, de guardar distancia con los otros, ya que la máquina va a tener órdenes exactas de frenado o de alerta automática, permitiendo un uso más eficiente de las rutas".

Esto habilitaría también la posibilidad de viajar en convoyes. Según un estudio del MIT, ese sistema permite ahorrar hasta un 20% del combustible. Ya hubo una prueba al respecto con camiones autónomos que pudieron cruzar Europa bajo esta modalidad.

Ejemplos a seguir

Existen dos casos de éxito en la aplicación de tecnología a la mejora de las ciudades que vale destacar. Una de ellas, en Latinoamérica.

Nueva York: La ciudad integró la información de una vasta variedad de fuentes en una sola plataforma analítica. De esta manera, logró realizar operaciones más informadas y mejorar el funcionamiento de los departamentos de la ciudad. Este programa ha quintuplicado la "tasa de éxito" en la inspección de los edificios de la ciudad. Se identificaron los peligrosos domésticos, lo que aumentó tanto las inversiones inmobiliarias, como la seguridad de las personas.
Río de Janeiro: La "ciudad maravillosa" estableció un único de teléfono para atender consultas de ciudadanos de distintos municipios. Gracias a este sistema, el tiempo de respuesta de solicitudes por críticas cayó desde 35 horas a sólo 5. Además, debido al análisis de la información obtenida a través de estas consultas, las autoridades de la ciudad pudieron identificar las principales preocupaciones de los ciudadanos y actuar acorde a ellas. De esa forma, por ejemplo, las quejas por iluminación de las calles, cayeron a la mitad, debido a que a través del análisis de datos, las autoridades pueden prever cuándo las luces están cerca de fallar y arreglarlas, antes de que dejen de funcionar.

Cómo y cuándo en Argentina

Para que toda esta transformación pueda existir será necesario contar con una mayor y mejor conectividad.

"Hay un tema importante que sustenta esta mega idea de conectividad – tanto entre personas como con instituciones – y es la de una gran red de próxima generación, llamada 5G, que es bastante distinta a la que ya conocemos. Hoy, las telefónicas instalan grandes antenas para ofrecer este servicio. Pero el 5G es totalmente distinto, ya que consiste en poner pequeñas antenas en distintos lugares, de más acceso público, o en las cámaras de seguridad que están en los parques, en tráfico, etc. Es más un concepto de conectividad más distribuida", explica O'Gorman.

No se trata de poner antenas gigantes, sino de volver más densa a la red y de "tener aparatos, pequeños dispositivos con cierta inteligencia y procesamiento de datos internos. Entonces, por un lado está la conexión y, por otro, la capacidad también de tomar ciertas decisiones vinculadas a la tarea que se les asigne, como alertas que disparan cierta información o avisos a las personas responsables de ese tema". ¿Pero cómo y cuándo podremos tener 5 G en Argentina? O'Gorman es optimista en cuanto al cómo: "las mismas dudas se plantearon en torno a la conectividad en África. Se decía que nunca iban a poder participar del escenario de competitividad global porque las Telcos no iban a querer invertir en una red de infraestructura fija en los países africanos. ¿Y qué ha pasado en África o en India? No hay teléfonos públicos ni cabinas telefónicas, pero sí personas que te alquilan un celular. En Argentina, si bien puede haber un desfasaje en cuanto al arranque de estas tecnologías, yo guardo cierto optimismo".

Ahora, con respecto a cuándo será posible el 5G, duda: "Es una pregunta complicada. Se están haciendo pruebas en ciudades de diverso tamaño. Normalmente las tecnológicas han hecho cosas parecidas. Lo hizo Google por temas de la conectividad que ellos ofrecen de fibra de 1G, en otras ciudades para ver el impacto en la gente. Yo creo que vamos a poder estimar eso, con algún grado de certeza, una vez que se terminen de hacer ejercicios y pruebas de manera tal de entender realmente el impacto y los montos de inversión necesaria. Aún es temprano decir si el 5G va a estar en el año 2020... personalmente creo que será posterior a esa fecha".

Ir arriba