¿Conviene financiarse con tarjeta de crédito?

tarjetas-12El asesor financiero Daniel Vardé aconsejó qué hacer ante el alto costo de financiarse para el consumo corriente. Tasas y costos que llegan al 100% anual, frente a una inflación de más del 30 por ciento. La política de absorción de la abundancia de pesos que dejó el Gobierno anterior y el efecto inercial de las compensaciones de ventas de dólar entre septiembre y noviembre de 2015 a un valor de remate de $10,50 a $11,50 entre febrero y junio, ya determinó que el Banco Central debiera emitir unos $70.000 millones, casi el 15% de la cantidad de dinero que había en circulación.

Semejante masa de pesos inyectada al mercado en menos de 90 días amenazaba con una estampida inflacionaria y del tipo de cambio a valores que se podrían haber tornado inmanejables, no sólo para la autoridad monetaria, sino peor aún para las familias.

De ahí que para atenuar ese efecto el Gobierno eligió el camino de subir las tasas de interés hasta un rango de 38% anual en las Letras que compiten con los depósitos, fenómeno que constituyó una buena noticia para los ahorristas, pero muy mala para quien estaban con deudas a tasas variables, como ocurre en la mayor parte de los créditos personales, el financiamiento con el uso de la tarjeta de crédito y compra y el uso del sobregiro bancario, en el caso de quienes usan la cuenta corriente. Se trata de una estrategia de política natural frente a los casos de severa indisciplina fiscal y monetaria heredada: "El Gobierno tenía que secar la plaza de pesos para evitar el excedente respecto de la cantidad de bienes se tradujera en alzas mayores de precios y del dólar, tras la salida del cepo cambiario y la normalización del sistema de precios que estaban controlados y administrados", explicó el asesor financiero de Deloitte Daniel Vardé en Radio Mitre, en diálogo con Jorge Lanatta.

Ese escenario explica que una tasa rectora del mercado, como las Letras del Banco Central, pasaran de pagar el 28% anual hasta el 9 de diciembre de 2015 a un rango de 38% anual desde mediados de febrero.

El impacto sobre el presupuesto familiar

El efecto inmediato fue un sendero creciente del costo del dinero para los diferentes tramos del mercado, pero principalmente en el más utilizado por las familias, como es a través del uso de la tarjeta de crédito, con un total de más de $180 mil millones, con costo nominal promedio de 45% anual, aunque con extremos de 40% a 60% según la entidad. Por eso Vasdé recomendó que "frente a semejante nivel de las tasas nominales de interés, al que se agrega el IVA sobre ese cargo financiero, seguro de vida y otros gastos administrativos, que determina un tasa efectiva anual de más de 80% anual, y un costo financiero total equivalente a más de 7% a 8% mensual, es tiempo de hacer lo imposible para pagar la totalidad o el máximo posible de la tarjeta, y concentrar los gastos en operaciones como el Ahora 12, o pago en cuotas sin interés". Otra fuente de financiamiento de las familias es el crédito personal, para compra de bienes durables, gasto de turismo o refacción de la vivienda, la cual también se ha encarecido a una media superior al 42% de tasa nominal anual y efectiva de más de 60%, unos cinco puntos porcentuales más que un año atrás.

El costo del crédito para la compra de vivienda, hipotecario, es una de las excepciones, porque las tasas se redujeron de 21,1% a 18,2% anual, pero aún mantiene una baja profundidad, apenas suma unos $55 mil millones, porque los requisitos exigidos para calificar, como no exceder la cuota a pagar por mes el 30% del ingreso del grupo familiar, es un umbral inalcanzable para la mayor parte de los grupos familiares. Mientras que en las líneas de automotores, principalmente del 0 km, con garantía prendaria, la suba de las tasas de interés fue de tres puntos porcentuales en los últimos meses, aun rango de 31,3% anual.

Expectativa por la llegada de préstamos e inversores del resto del mundo

El experto dejó de todas formas un mensaje esperanzador. "Se espera que esto sea momentáneo, hasta que se consuma el acuerdo de pago a los holdouts, porque a partir de ahí van a comenzar a ingresar fondos para inversión por una vía genuina que redundará en baja de las tasas de interés y aumento de las reservas de divisas en el Banco Central, que contribuirá a despejar cualquier temor de corrida bancaria".

Daniel Vardé destacó en un informe a clientes que "el arreglo con los tenedores de deuda abre la puerta de acceso al mercado internacional, pero también abre la barrera que muchos bancos y/o empresas internacionales le han puesto al país como consecuencia del default. Muchas empresas extranjeras se han visto impedidas de invertir en un país que no honra sus deudas, al igual que bancos y organismos multilaterales. Debemos ser claros en el mensaje que se transmite. El solucionar el frente externo, abriría la puerta a un boom de inversiones en sectores claves de la economía, vía desembolsos directos o vía financiamiento a actividades productivas".

Además resaltó que "no hay que perder de vista que la inversión extranjera es un motor central de crecimiento de la economía (y lo es especialmente en procesos recesivos), distinto de lo que puede ser el flujo de capitales especulativos, los que a la larga pueden terminar siendo perjudiciales para el país".

Ir arriba