Misiones: tres alumnos robaron 30 netbooks de su escuela

netbooksLas computadoras, que hacen parte del programa "Conectar Igualdad", estaban en el depósito para ser reparadas. Los estudiantes confesaron que luego las vendían a un reducidor de cosas robadas. Es el mismo colegio donde tres chicos robaron una moto. Tres alumnos de la Escuela Provincial de Educación Técnica (Epet) N° 3 de la localidad misionera de Oberá robaron y vendieron alrededor de 30 netbooks que estaban en el depósito para ser reparadas. Los acusados son tres estudiantes, uno de 15 y dos de 16 años, que asisten al turno tarde. El caso salió a la luz la semana pasada cuando uno de los jóvenes involucrados comenzó con los trámites para solicitar el pase a otra institución educativa.

En ese marco y como indica el protocolo, el director de la escuela, Jorge Romero, le solicitó previamente la devolución de la netbook que le había entregado el Estado. Sin embargo, el chico comenzó con excusas para no devolver el equipo. Luego acercó otra máquina que resultó ser de un compañero. Al controlar el número de serie, constataron que dicha numeración había sido borrada

Ya sin argumentos, el estudiante confesó, obligado por sus padres, que junto a otros dos compañeros se habían apoderado de unas 30 netbooks de la oficina de informática, para luego venderlas a un reducidor de cosas robadas. Las máquinas hacen parte de programa "Conectar Igualdad".

Romero dijo que "los involucrados son alumnos de segundo año y tendrán algún tipo de sanción". Los padres de uno de los chicos contaron que el adolescente vendió la computadora y luego consiguió otra similar para devolverla al colegio y así poder conseguir el pase a otro colegio de Oberá.

De acuerdo con la investigación, los estudiantes se apoderaban de las netbooks que sus compañeros habían devuelto para solucionar problemas técnicos. Ante el descuido, las escondían en sus mochilas y luego las vendían en el barrio Krause, por 300 pesos. Asimismo, confirmaron que el supuesto reducidor ya fue identificado.

Esta escuela de Oberá ya había sido noticia hacia agosto cuando descubrieron que tres alumnos habían robado una moto de un compañero frente a las instalaciones del colegio. Los involucrados fueron expulsados del colegio por el director, pero el Ministerio de Educación intentó forzar su reincorporación. Incluso, se intentó separar de su cargo a Romero, aunque se desistió de la idea ante el escándalo generado. Tras un fuerte rechazo de la comunidad educativa, los involucrados recibieron el pase y continuaron sus estudios en otra escuela.

Ir arriba